Para entender cómo nació Horcas, uno de los grupos más importantes del heavy metal argentino, hay que retrotraerse a otra banda que fue para muchos la más legendaria en la historia del género. Estamos hablando de V8.

V8 nació en 1979 en la ciudad de Buenos Aires, de las cenizas del grupo de Comunión Humana. Dos de sus miembros, Ricardo “Chofa” Moreno y Ricardo Iorio, decidieron formar un nuevo grupo en una línea mucho más cercana al heavy metal de la época. Junto con el baterista Gerardo Osemberg formaron V8, cuyo nombre era una referencia al tipo de motor del mismo nombre.

Tras varios cambios de formación (una constante dentro de la historia de la banda) y después del trágico fallecimiento de Moreno, V8 finalmente lanza su primer álbum en el año 1983. El disco se llamó “Luchando por el metal” y es considerado hasta hoy como uno de los álbumes más importantes del rock argentino. Para ese momento, la formación del grupo ya había incorporado al cantante Alberto Zamarbide, el baterista Gustavo Rowek, y el nuevo encargado de la guitarra Osvaldo Civile, quien fundaría Horcas más adelante.

La época de V8 con Civile

Esta formación, considerada por muchos como la más clásica en la historia del grupo, grabaría también el segundo álbum del grupo, “Otro paso más en la batalla”, editado en 1985. Sin embargo rápidamente comenzarían los problemas en el seno de la banda, que ya vislumbraban durante la dificultosa grabación de la segunda placa.

El grupo decide entonces mudarse a Brasil para continuar allí su carrera. Ese sería el último clavo en el ataúd de la formación clásica del grupo. Tras regresar a la Argentina, Civile y Rowek se retirarían de la banda, mientras que Zamarbide y Iorio seguirían probando con otras formaciones hasta la disolución final de V8 en 1987.

A pesar de su corta vida, V8 fue, sin dudas, el grupo más importante de la historia del metal argentino.